Compartir en:
No nos callamos más. A donde vayan los iremos a buscar

Daniel Dominguez, familiar de la víctima, explica el caso y la importancia del escrache social.

Sebastián Ariel Gutiérrez abusó de una menor durante seis años, está condenado a 10 años de prisión pero camina impunemente por las calles de Bariloche. Esta semana familiares de la víctima, junto a mujeres organizadas, lo escracharon en su lugar trabajo y en su domicilio legal en el barrio Malvinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.