Del cordón de la vereda a las calles recopadas

Compartir en:
Marcha del Orgullo en Bariloche, seis años multiplicando colores

La primera Marcha del Orgullo LGBTIQ en Bariloche fue el 7 de diciembre de 2013. Nunca esta comunidad había salido a visibilizarse y a reivindicar sus derechos en las calles de la ciudad. Cuatro años antes en Argentina se aprobaba la Ley de Matrimonio Igualitario y salía del closet un debate necesario: la igualación de derechos para personas homosexuales. La lucha de la comunidad LGBTIQ se masificó, se visibilizó su existencia, y se hizo bandera en un país que tiene la tradición de batallar su destino.

En 2013 diciembre estababa caliente, las Fuerzas de Seguridad nacionales hacían paro y jornadas de protestas por mejoras salariales. En Bariloche agentes policiales se concentraron en el Centro Cívico durante varias horas aquel viernes 7. Día en el que un grupo de no más de 15 personas caminó desde Onelli y Moreno bordeando los cordones de las veredas. En calle Mitre el impulso y la emoción llevó a cortar un cuarto de la calzada hasta llegar a la Plaza de los Pañuelos.

En la plaza había un pequeño escenario y policías en protesta permanente. Se leyó un documentó. Arrancó el Festival que los uniformados quisieron terminar antes de tiempo, pero que siguió porque las bandas de pibes siguieron sonando. Ingresó un grupo numeroso de evangélicos que también se movilizaban no se sabe muy bien porqué. La tarde continuó de arco iris y amores entre un puñado de tortas, uno o dos putos y compas trans siempre presentes.

Este sábado 1 de diciembre, seis años después, se pasó del cordón de la vereda a copar las calles de brillantina. Decenas de pibes y pibas llegaron a la Plaza de los Artesanos del Centro Cívico para participar del Festival previo a la Marcha. Cerca de las 18 las decenas se multiplicaron. Caras jóvenes pintadas de colores. Pañuelos verdes, violetas y naranjas. Banderas multicolores. Besos, abrazos. Una multitud juvenil que incluye, reconoce y respalda la presencia LGBTIQ como ninguna otra generación lo hace. Una comunidad que muestra el orgullo como respuesta política y que en Bariloche se organizó y dejó de caminar en soledad para andar de a miles en un mundo de compañeros, compañeras y compañeres.

1 Comment

  1. Gustavino Adolfo dice:

    Estuvieron los Herederos haciendo el aguante en la marcha del orgullo!! Proyecto erre también!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.